Soy lector desde hace años de José Luis Gracia Mosteo (Calatorao, Zaragoza, 1957), magnífico escritor aragonés afincado en Madrid que ha cultivado la novela, los relatos, la crítica literaria, el ensayo y la poesía. He reseñado aquí muchos de sus libros, entre ellos sus tres poemarios anteriores: "La balada del valle verde" (2004), "Blues de los bajos fondos" (2009) y "Romancero negro" (2017). Su libro de poesía más reciente es "La pierna ortopédica de Rimbaud", con el que ha obtenido el I Premio Melaza de Poesía convocado por el Ayuntamiento de Salobreña.

 

    En "La pierna ortopédica de Rimbaud", José Luis Gracia imagina una divertida y original continuación de la "Divina Comedia" de Dante Alighieri y escribe, igualando el número de cantos de la obra original del florentino, 33 poemas, a los que añade un epílogo, dedicados a otros tantos escritores, filósofos, pintores, cantantes, bibliófilos, directores de cine, algún científico e incluso, en un espléndido poema final titulado "Desintegración del autor", al propio escritor del libro. Se reparten equitativamente por infierno, purgatorio y cielo el propio Dante, Lope de Vega, Góngora, Quevedo, Leopoldo Alas "Clarín", Gil de Biedma, José Luis Melero, Scott Fitzgerald, Llorenç Villalonga, T.S. Eliot, Rimbaud, Coleridge, Robert Browning, Ovidio Gracia Abarca, Buñuel, Harold Bloom, Saint-John Perse, Robert Graves, Jorge Luis Borges, Octavio Paz, David Bowie, Bob Dylan, Robert Louis Stevenson, Jules Laforgue, Fernando Pessoa, John Ford, Enrique Urquijo, Jorge Noriega, Nietzsche, Erwin Schrödinger, Ricardo Molina, Luis Gracia y el propio autor del poemario, José Luis Gracia Mosteo. El epílogo está dedicado al poeta bilbilitano José Verón Gormaz. A cada uno de ellos escribe el autor un ingenioso y logrado poema, marca de la casa.

 

    José Luis Gracia Mosteo vuelve a poner de manifiesto su condición de ávido y provechoso lector y de hombre culto y erudito a la par que ingenioso y poéticamente hábil, juguetón y divertido. Canta con sus versos a un elenco de personajes de épocas y oficios diferentes, ilustres y clásicos algunos y menos famosos y conocidos otros. Muertos y muy muertos en su mayoría, pero todavía bien vivos y coleando algunos otros. Y junto a tanto nombre ilustre, el poeta no duda en incluir, como homenaje y entrañable reconocimiento, a algunos familiares queridos: su recientemente fallecido tío, Ovidio Gracia Abarca, hijo del mayorazgo de la Casa Chuan de Oliván en Huesca; o su padre, Luis Gracia, también pirenaico de nacimiento al que denomina músico y agricultor y al que llama Luis el Oboe, por el instrumento que tocaba durante su servicio militar. No menos emocionalmente sentida es la bella dedicatoria final del libro a su madre, Pilar Mosteo Laborda, "desaparecida el 10 de enero del 2015, que me sigue mirando en silencio, doce libros después, y cuyo retrato atisbo en el espejo".

 

    No hay espacio aquí para detenerse en cada uno de los poemas, que es recomendable leer despacio y saborear verso a verso. Pero, si hay que destacar alguno, tal vez deba ser el último, "Desintegración del autor", con estos inicio y final: "No soy yo quien escribe esto: / todos escritores tienen un fantasma / que redacta sus libros con ellos. […] No soy yo quien escribe esto / todos lectores tienen un fantasma / que ojea y lee sus libros con ellos". Me ha gustado a mí especialmente el dedicado al infortunado Enrique Urquijo, "un poeta que buscó a Dios en el caballo", que recomiendo leer escuchando "Y no amanece", la canción de Los Secretos. Y también el epílogo dedicado al espíritu de Verón: "Digo yo que Pessoa y Laforgue, / Scott Fitzgerald y Stevenson /, además de Verón, son mis virgilios, / ellos, sus novelas y poemas. / Dicen los discípulos de Platón / que llevamos el cielo y el infierno: / digo yo que el mal lo cantó Rimbaud, / el bien, Verón en sus versos: / el campo, el sol que nace / y el paso lento del tiempo".

 

    "La pierna ortopédica de Rimbaud" es, ya desde su título, un libro original, ameno, divertido y bien escrito. Que se lee en un momento y con provecho porque es breve y hace honor a la máxima graciana. Con él, José Luis Gracia Mosteo ha vuelto a dar poética-mente en el clavo.

Por Carlos Bravo Suárez

Libros: "La pierna ortopédica de Rimbaud": José Luis Gracia Mosteo ha dado poéticamente en el clavo

Inicio>Novedades>'La pierna ortopédica...' en Diario del Alto Aragón

gallery/2018 la pierna ortopedica de rimbaud
José Luis Gracia Mosteo con Luis Landero, Feliciano Llanas y Mario Crespo.

Fuentes:

CONTENIDO RELACIONADO

gallery/ganador-concurso-literario-melaza
gallery/1
gallery/reseña
gallery/reseña
gallery/altoaragon